5 pasos para reducir el riesgo de caídas


Posted: September 19, 2022 | Word Count: 633

Cuando somos activos y jóvenes de corazón, es fácil olvidar la posibilidad de perder algo de fuerza, flexibilidad y equilibrio a medida que envejecemos.

Debido a que estos cambios ocurren gradualmente, es posible que no seamos conscientes de los riesgos adicionales de una caída, que puede hacer su aparición cuando estamos ocupados disfrutando de la vida.

Pero los hechos no mienten: las caídas son la causa principal de lesiones fatales y no fatales en los adultos mayores estadounidenses. Asimismo, cada año sufren caídas más del 25 por ciento de los adultos mayores.

Entre las lesiones a causa de una

caída están las fracturas de cadera, roturas de huesos y lesiones en la cabeza. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), cada año, los gastos médicos por lesiones provocadas por caídas son de $50 mil millones aproximadamente.

Pero las caídas no son una parte inevitable del envejecimiento, ya que se pueden prevenir muchas tomando medidas simples y comprobadas. A continuación, cinco maneras en que puede reducir su riesgo.

Comience con un chequeo médico. El primer paso es comprender su riesgo de caídas. El National Council on Aging (Consejo Nacional sobre el Envejecimiento) ofrece el Chequeo Contra Caídas, un cuestionario en línea simple, basado en la investigación y la orientación de los CDC. En pocos minutos, puede responder 13 preguntas con respuestas de “Sí” o “No”, recibir su puntaje de riesgo de caídas, y obtener orientación sobre fáciles medidas que puede tomar hoy mismo para reducir su riesgo. Incluso puede descargar sus resultados para analizarlos con su médico, e inscribirse para recibir el recordatorio para volver realizar el Chequeo Contra Caídas gratuito seis meses después, para determinar si ha cambiado su nivel de riesgo.

Eliminar los peligros. La enorme cifra del 60% de las caídas ocurren en casa. Por eso es buena idea recorrer su hogar con ojo avizor y crítico, para determinar si algún área necesita atención especial. Los suelos deben estar libres de desorden, las alfombras eliminadas, o sujetas con cinta adhesiva de doble cara. Todas las escaleras deben estar bien iluminadas y equipadas con rieles sólidos. En el área de los baños, las bañeras, duchas e inodoros deben estar equipados con barras de apoyo. Otra gran opción es utilizar una silla para bañarse, en combinación con un cabezal de ducha de mano.

Manténgase al tanto de su salud. Hacerse chequeos regulares con su médico lo mantendrá al tanto de cualquier cambio que pudiera ocurrir, como debilidad muscular o problemas de visión, equilibrio al caminar. Las personas con pérdida auditiva leve tienen casi tres veces más probabilidades de caerse que las demás. Los síntomas de afecciones crónicas como la diabetes, las enfermedades cardíacas y la artritis también pueden aumentar el riesgo de caídas.

Manténgase activo. Pregúntele a su médico qué tipos de ejercicios pueden ayudarlo a reducir el riesgo de caídas. Los centros para personas mayores, las asociaciones como YMCA, las Agencias de área sobre el Envejecimiento y los gimnasios imparten a menudo clases orientadas a la prevención de caídas, muchas de las cuales se enfocan en la movilidad, el equilibrio, la fuerza, la flexibilidad y/o los cambios de comportamiento que pueden ayudarlo.

Controle sus medicamentos. Ciertos medicamentos recetados y de venta libre pueden causar mareos, somnolencia o deshidratación. Las interacciones con otros medicamentos también pueden aumentar su riesgo de caídas.

Obtenga más información sobre cómo mantenerse independiente y libre de lesiones en NCOA.org.

This article is available to download for free use in print and online publications. If you must edit the article, please include at least one brand reference. All articles must retain the (BPT) or Brandpoint byline.
Download this Article